Alteraciones ungueales inducidas por fármacos

Alteraciones ungueales inducidas por fármacos

piel (barc). 2016;31(3):189–197 PIEL FORMACION CONTINUADA EN DERMATOLOGIA www.elsevier.es/piel La piel en la pra´ctica diaria Alteraciones ungueal...

2MB Sizes 330 Downloads 159 Views

piel (barc).

2016;31(3):189–197

PIEL FORMACION CONTINUADA EN DERMATOLOGIA www.elsevier.es/piel

La piel en la pra´ctica diaria

Alteraciones ungueales inducidas por fa´rmacos Nail abnormalities induced by drugs Marı´a Jose´ Aldunce-Soto a,*, Rosamary Soto Paredes b, Manuel Sa´nchez-Regan˜a a y Montserrat Salleras Redonnet a a b

Servicio de Dermatologı´a del Hospital Universitari Sagrat Cor, Barcelona, Espan˜a Servicio de Dermatologı´a del Hospital Clı´nico Universidad de Chile, Santiago de Chile, Chile

Introduccio´n Los fa´rmacos pueden inducir una gran cantidad de alteraciones en el aparato ungueal, y estas son producidas tanto por los fa´rmacos to´picos como siste´micos. En general se suelen afectar las 20 un˜as, y es ma´s frecuente en las manos que en los pies, exceptuando las alteraciones que se agravan con la presio´n, el roce o los traumatismos. Los dedos ma´s afectados son los pulgares y los primeros de las manos. Existe una relacio´n temporal entre la ingesta del fa´rmaco y la aparicio´n de las alteraciones, y es caracterı´stico que se produzca una remisio´n de estos cambios al suprimir el tratamiento, aunque tambie´n pueden ser permanentes. Las alteraciones ungueales debidas a un fa´rmaco se observan con ma´s frecuencia como parte de un complejo sintoma´tico que incluye tambie´n cambios cuta´neos y/o de mucosas y especialmente en otros epitelios queratinizados como el pelo. Algunos de estos cambios en las un˜as son asintoma´ticos y presentan solo un problema cosme´tico; en cambio, otras alteraciones pueden ser dolorosas o molestas y causar deterioro en la calidad de vida, por lo que se debe advertir al paciente de que esto puede ocurrir, y que la mayorı´a de los eventos cesara´n al suspender la terapia. Si las alteraciones ungueales son sintoma´ticas se puede indicar algu´n tratamiento para disminuir los sı´ntomas. Si se prescriben fa´rmacos de larga duracio´n, como algunos quimiotera´picos, se pueden aconsejar medidas preventivas. Es importante estar atentos a estos cambios por diversas razones: las un˜as tienen una importancia cosme´tica para

los pacientes, los cambios en las un˜as pueden ser la manifestacio´n de algu´n problema siste´mico que no hemos sospechado y las alteraciones ungueales pueden ser una manifestacio´n temprana de una reaccio´n adversa severa inducida por fa´rmacos1. El grupo de fa´rmacos que con ma´s frecuencia causa alteraciones ungueales es el de los quimiotera´picos, especialmente los taxanos y los inhibidores del receptor del factor de crecimiento epide´rmico (EGFR). Las quimioterapias citoto´xicas producen sobre todo cambios como cromoniquias, lı´neas de Beau y disminucio´n en el crecimiento de la un˜a, y las quimioterapias ma´s especı´ficas provocan con ma´s frecuencia alteraciones de los tejidos periungueales2.

Patogenia Las alteraciones se producen la mayorı´a de las veces por un efecto to´xico sobre la matriz, el lecho ungueal y los tejidos periungueales, aunque tambie´n se pueden producir por otros mecanismos, como por depo´sito del fa´rmaco o metabolitos en el lecho ungueal o en la la´mina ungueal y alteraciones en los vasos sanguı´neos ungueales3. Las manifestaciones clı´nicas van a depender de la regio´n anato´mica donde ocurra el dan˜o. La aparicio´n y desaparicio´n de las alteraciones ungueales tiene un retraso en relacio´n con el inicio y la interrupcio´n de los tratamientos siste´micos debido a la cine´tica de formacio´n y crecimiento de las un˜as. Las un˜as crecen continuamente a una tasa promedio de 0,1 mm por dı´a (3 mm al mes) para las un˜as

* Autor para correspondencia. Correo electro´nico: [email protected] (M.J. Aldunce-Soto). http://dx.doi.org/10.1016/j.piel.2015.06.017 0213-9251/# 2015 Elsevier Espan˜a, S.L.U. Todos los derechos reservados.

190

piel (barc).

de las manos y en 0,03 mm por dı´a (1 mm por mes) para las un˜as de los pies, por lo que un recambio completo de la la´mina ungueal tarda 4-6 meses para las un˜as de las manos y 12-18 meses para las un˜as de los pies. El conocimiento de la tasa de crecimiento de las un˜as es u´til para ayudar a entender por que´ cambios en la la´mina ungueal muestran acontecimientos pasados, y se puede establecer con ello el inicio y duracio´n de estos eventos.

Alteraciones ungueales debidas a fa´rmacos siste´micos Existe una gran cantidad de fa´rmacos siste´micos que pueden causar diversas alteraciones en el aparato ungueal; en la tabla 1 podemos encontrar un resumen de estos cambios segu´n el sitio anato´mico del aparato ungueal afecto.

Lı´neas de Beau y onicomadesis Las lı´neas de Beau son depresiones lineales transversas situadas en la la´mina ungueal, que se producen por una detencio´n en el crecimiento de la un˜a debido a un descenso transitorio de la actividad mito´tica de los queratinocitos a nivel de la matriz proximal3 (fig. 1). Afecta generalmente a mu´ltiples un˜as a la misma altura de la la´mina ungueal y avanza distalmente a medida que la un˜a crece. Es ma´s comu´n la afectacio´n de las un˜as de las manos que las de los pies, y es uno de los efectos adversos ma´s comunes de las quimioterapias, por un efecto to´xico del fa´rmaco en la matriz ungueal, especialmente cuando se usan en combinacio´n o en altas dosis. Mu´ltiples lı´neas de Beau indican mu´ltiples ciclos de quimioterapia4, y la distancia entre las lı´neas indica proporcionalmente el intervalo entre los ciclos. La onicomadesis es un grado extremo de las lı´neas de Beau, en donde ocurre un cese total de la actividad mito´tica a nivel de la matriz ungueal3. Consiste en una depresio´n tan profunda que divide transversalmente la la´mina ungueal en dos al nivel del pliegue proximal. Al igual que en las lı´neas de Beau, la onicomadesis ocurre con altas dosis de quimioterapia, pero tambie´n ha sido descrita con otros fa´rmacos (tabla 1).

2016;31(3):189–197

Leuconiquia aparente Hablamos de leuconiquia aparente cuando la la´mina ungueal se ve blanca debido a una alteracio´n en el lecho ungueal. Es fa´cil distinguirla de la leuconiquia verdadera, ya que desaparece a la compresio´n digital. Podemos encontrar esta alteracio´n de 3 formas, todas principalmente relacionadas con las quimioterapias2,3: «un˜as mitad y mitad» (half and half nails), lı´neas de Muehrcke y un˜as de Terry. En las «un˜as mitad y mitad» la parte proximal de la la´mina ungueal se ve blanca y la mitad distal se ve rosa, rojiza o marro´n (fig. 3). En relacio´n con los fa´rmacos este tipo de un˜as son usualmente un efecto adverso de las quimioterapias. Las lı´neas de Muehrcke son mu´ltiples lı´neas blancas opacas distribuidas de manera transversal paralelas a la lu´nula que esta´n separadas por bandas de la´mina ungueal de color rosa normal. En las un˜as de Terry se ve una coloracio´n blanca opaca que ocupa la parte proximal de la un˜a, dejando una fina franja transversal distal rosada-marro´n de unos 0,5-3 mm de ancho en la parte distal de la un˜a. Estas leuconiquias aparentes son asintoma´ticas, no requieren tratamiento y desaparecen al suspender el fa´rmaco.

Fragilidad ungueal Se produce por un dan˜o leve en la matriz ungueal, aunque tambie´n se puede producir por un dan˜o en la la´mina ungueal ya queratinizada; si el dan˜o ocurre en la matriz se ve afectada toda la superficie ungueal. Clı´nicamente se pueden distinguir 2 tipos de fragilidad ungueal segu´n el sitio anato´mico afecto: la onicosquicia, que corresponde a una separacio´n lamelar de la regio´n distal de la la´mina ungueal producida por una alteracio´n en la adhesio´n intercelular de los corneocitos, y la onicorrexis que se refiere a estriaciones longitudinales de la la´mina ungueal debidas a la afectacio´n de la matriz ungueal (fig. 4). Los fa´rmacos que producen estas alteraciones con ma´s frecuencia son los quimiotera´picos, los retinoides9 y los agentes antirretrovirales10. Especialmente en el caso de los retinoides la fragilidad ungueal es tal que la un ˜ a deja pequen˜as espı´culas que se pueden clavar en el pliegue lateral de la un ˜ a y causar onicocriptosis o granulomas pioge´nicos.

Alteraciones en la lu´nula Leuconiquia verdadera Leuconiquia significa literalmente «un˜a blanca». Hablamos de una leuconiquia verdadera cuando el color blanco esta´ en la la´mina ungueal. Esto ocurre cuando existe un dan˜o en los queratinocitos de la matriz distal en donde se altera la queratinizacio´n, resultando en la persistencia del nu´cleo en la la´mina ungueal3. Puede aparecer como una o varias lı´neas transversales paralelas de color blanco-opacas, de 1 a 2 mm de ancho, que afectan a todas las un˜as al mismo nivel y que van avanzando hacia distal a medida que la un˜a crece (fig. 2). Los fa´rmacos que con ma´s frecuencia producen este signo son las quimioterapias, especialmente doxorrubicina, ciclofosfamida y vincristina5–8. Son muy caracterı´sticas las lı´neas de Mees, que se producen por la intoxicacio´n con arse´nico, tanto aguda como cro´nica, y que consisten en finas bandas de leuconiquia transversa que afectan a toda la superficie de la la´mina ungueal.

La alteracio´n en la lu´nula debida a los fa´rmacos ma´s caracterı´stica es la coloracio´n azul, que ha sido descrita con algunas quimioterapias11,12, hidroxiurea13,14, azatiopina, fenolftaneı´na15, argiria, tegafur16, 5-fluoracilo to´pico17 y minociclina18. En algunos pacientes se ha visto una lu´nula eritematosa despue´s de 2 semanas de tratamiento con corticoides siste´micos19.

Alteracio´n de la velocidad del crecimiento de la un˜a Los fa´rmacos pueden aumentar o disminuir la velocidad de crecimiento de la un˜a, aunque estos cambios pueden ser apenas percibidos. La disminucio´n de la velocidad de crecimiento puede ser explicada por una reduccio´n de la actividad mito´tica de los queratinocitos de la matriz ungueal. El mecanismo del aumento de la velocidad de crecimiento no esta´ completamente claro10. Los fa´rmacos que disminuyen el

piel (barc).

191

2016;31(3):189–197

Tabla 1 – Fa´rmacos siste´micos que pueden producir alteraciones ungueales Sitio anato´mico Matriz

Clı´nica

Otros fa´rmacos asociados

Lı´neas de Beau Onicomadesis2–40,56–59

Quimioterapia (doxetacel-cisplatinofluorouracilo)

Radioterapia Retinoides Carbamacepina Carbonato de litio Cefaloridina y Cloxacilina Itraconazol Dapsona Psoralenos Sulfonamidas ´ cido valproico A

Leuconiquia verdadera5–8,20,60–66

Quimioterapia Radiacio´n

Sulfamidas Pilocarpina Arse´nico Talio Etrinato, acitretino Trazadona Cortisona Radioterapia con electrones Antracilinas Vorinostat

Fragilidad ungueal9,30,38,67

Quimioterapia

Retinoides Antirretrovirales Penicilamina Oro Arse´nico

Alteraciones en la lu´nula

Azul: quimioterapia Eritematosa: corticoides

Hidroxiurea Aziatiopina Fenolftaneı´na Tegafur Argiria

11–17

Alteracio´n en la tasa de crecimiento1,2,10

Lecho

Fa´rmaco comu´nmente asociado

Aumento:

Disminucio´n:

Fluconazol Itraconazol Terbinafina Levodopa Anticonceptivos orales Biotina Calcio Cisteı´na Vitamina D Retinoides

Quimioterapia Retinoides Heparina Ciclosporina Litio Metotrexato Sulfonamidas Zidovurina

Onico´lisis9,28–31

Taxanos (docetaxel, paclitaxel) Antraciclinas (doxorrubicina) Fa´rmacos inmunosupresores (sirolimus, rituximab)

Retinoides

Foto-onico´lisis1,3

Tetraciclinas PUVA

Fluouroquinolonas Quinina Captopril Tiazidas Anticonceptivos orales Clorazepato dipota´sico Indapamida Benoxaprofeno Olanzapina Aripiprazol ´ cido aminolevulı´nico A Griseofulvina

Leuconiquia aparente2,3,68–72

Quimioterapia

´ cido transretinoico A 5-fluorouracilo Androge´nos

192

piel (barc).

2016;31(3):189–197

Tabla 1 (Continuacio´n) Sitio anato´mico

Fa´rmaco comu´nmente asociado

Clı´nica

Pliegue proximal

Paroniquia Granuloma pioge´nico3,10,35–40,42,73

Quimioterapia (taxanos) Retinoides (isotretinoı´na, etretinato) Antirretrovirales (especialmente indinavir) Inhibidores EGFR (cetuximab, gefitinib) ´ cido acetil salicı´lico A Warfarina

Vasos ungueales

Hemorragias subungueales3,28–30,32,33

La´mina ungueal

Pigmentacio´n mela´nica3,20,21,23,74–81

Doxorrubicina Ciclofosfamida Hidroxiurea

Pigmentacio´n no mela´nica2,17,24–27,82–85

Clofazimina Minocilina

crecimiento de la un˜a son los quimiotera´picos, ciclosporina, heparina, metotrexato, retinoides y terapia antirretroviral, entre otros, y los fa´rmacos que lo aumentan son fluconazol, terbinafina, itraconazol, retinoides, anticonceptivos orales, vitamina D, biotina, cisteı´na y calcio, entre otros1.

Pigmentacio´n de la la´mina ungueal Mela´nica El efecto to´xico de los fa´rmacos en la matriz ungueal puede producir un aumento de produccio´n de melanina en la matriz, usualmente originada en su regio´n distal. La melanoniquia puede ocurrir entre uno o 2 meses de iniciada la terapia, y si se activa solo un grupo de melanocitos provocara´ una melanoniquia longitudinal (melanoniquia striata) y, si ocurre una activacio´n difusa, inducira´ una pigmentacio´n de toda la la´mina ungueal (melanoniquia total). Estas alteraciones pueden afectar a varias un˜as simulta´neamente y pueden estar asociadas a pigmentacio´n de piel y mucosas, y esta´n relacionadas con las quimioterapias. Cuando vemos bandas de melanoniquia transversales paralelas a la lu´nula, que se alternan con bandas de color normal, se trata de una

Otros fa´rmacos asociados Capecitabina Retinoides to´picos (tretinoı´na, tazaroteno)

Retinoides Radiacio´n ionizante Inh. EGFR Taxanos (docetaxel, paclitaxel) Antracilinas (doxorrubicina) Fa´rmacos inmunosupresores (rituximab, sirolimus) Quinolonas Cisplatino Capecitabina Daunorrubicina Decarbacina Bleomicina 5-fluorouracilo Metotrexato Radioterapia con electrones Radioterapia PUVA Infliximab Imatinib Zidovudina Interfero´n alfa Cloroquina Amodiaquina Mepacrina Quinacrina Rotigotina Sales de oro Tetraciclinas

produccio´n intermitente de melanina activada en cada ciclo de la quimioterapia. La pigmentacio´n puede ser lentamente reversible, pero en algunas ocasiones solamente se atenu´a y persiste toda la vida. Los fa´rmacos que ma´s frecuentemente causan melanoniquia son las quimioterapias20 como la ciclofosfamida21, doxorrubicina22 y la hidroxiurea23. La pigmentacio´n es usualmente reversible a las 6-8 semanas de suspendido el fa´rmaco, pero puede persistir por varios meses10.

No mela´nica En ocasiones los fa´rmacos se pueden depositar en la matriz y eliminarse a trave´s de la la´mina ungueal (fig. 5). Esta alteracio´n se puede ver en los pacientes tratados con clofazimina24. El fa´rmaco tambie´n se puede depositar en la dermis provocando una pigmentacio´n subungueal; esta pigmentacio´n no se mueve hacia distal con el crecimiento de la un˜a, y se asocia tambie´n a una pigmentacio´n de la piel y las mucosas3. Esto es caracterı´stico de la minociclina, que en la un˜a da una coloracio´n azul-grisa´cea de la lu´nula18. Otros fa´rmacos que pueden provocar pigmentacio´n no mela´nica de la un˜a son los antimala´ricos, las tetraciclinas y las sales de oro25–27. Los

piel (barc).

2016;31(3):189–197

193

Figura 1 – Lı´neas de Beau secundarias a quimioterapia combinada.

Figura 4 – Fragilidad ungueal: onicorrexis en paciente con psoriasis tratada con acitretino.

Figura 2 – Leuconiquia verdadera: lı´neas de Mees en paciente con intoxicacio´n por arse´nico.

´ dicos. Figura 5 – Melanoniquia inducida por antipalu

Onico´lisis

Figura 3 – Leuconiquia aparente: un ˜ as mitad y mitad en paciente tratada con quimioterapia.

taxanos pueden producir una coloracio´n anaranjada debido a derrames hemorra´gicos del lecho ungueal2. La pigmentacio´n puede disminuir con la suspensio´n del fa´rmaco, pero muchas veces no desaparece por completo.

La onico´lisis es la separacio´n de la la´mina ungueal del lecho ungueal con la formacio´n de un nuevo espacio que usualmente se ve blanco3. Se produce por un dan˜o en el epitelio del lecho ungueal que provoca la pe´rdida de adhesio´n a la la´mina ungueal (fig. 6). A veces existe una destruccio´n completa del epitelio causado por la formacio´n de una ampolla hemorra´gica subungueal que suele ser muy dolorosa, y se puede asociar con ampollas en las palmas o en las plantas. Puede ocurrir tambie´n una infeccio´n secundaria generando una coloracio´n verde o amarilla, supuracio´n y paroniquia. Se ha descrito onico´lisis hemorra´gica y abscesos subungueales con taxanos (doxetacel y paclitaxel)28–31, antraciclinas32 y fa´rmacos inmunosupresores33. La onico´lisis hemorra´gica y abscesos subungueales han sido descritos en alrededor de un 40% de los pacientes que reciben taxanos como quimiotera´pico28. El grado de onico´lisis es dosis dependiente, y puede mejorar disminuyendo la dosis. Regresa esponta´neamente al suspender los taxanos, pero

194

piel (barc).

2016;31(3):189–197

La foto-onico´lisis puede regresar esponta´neamente, incluso sin interrumpir la toma del fa´rmaco. En algunos casos puede persistir despue´s de haber retirado el fa´rmaco. La readministracio´n del fa´rmaco que produjo la foto-onico´lisis no siempre induce una recaı´da3. Remojar las un˜as en soluciones antise´pticas to´picas ayuda a prevenir la colonizacio´n microbiana10, y el uso de barnices de un˜a de color puede prevenir la foto-onico´lisis inducida por PUVA.

Paroniquia y granuloma pioge´nico

Figura 6 – Paciente con onico´lisis secundaria a tratamiento con quimioterapia.

puede tardar en curar varios meses3. Se ha descrito la eficacia en la prevencio´n de onico´lisis inducida por taxanos con el uso de guantes frı´os34.

Foto-onico´lisis La foto-onico´lisis es una separacio´n de la la´mina ungueal del lecho por un dan˜o en el epitelio del lecho ungueal causado por un efecto foto-mediado to´xico o ale´rgico (fig. 7). Esta alteracio´n puede ser dolorosa y, en ocasiones, el dolor precede a la aparicio´n de las lesiones ungueales. Usualmente se puede encontrar asociada a otras reacciones de foto-sensibilidad cuta´nea simulta´nea. Es tı´pico de los pacientes que toman tetraciclinas o realizan PUVA terapia. Se pueden ver 3 tipos de foto-onico´lisis3: 1. Onico´lisis distal en forma de media luna rodeada de un a´rea pigmentada. 2. Muesca proximal circular. 3. Una separacio´n que ocurre en la parte central de la un˜a y que se detiene en la parte lateral, asociada con frecuencia a hemorragias subungueales.

Figura 7 – Foto-onico´lisis inducida por doxicilina.

La paroniquia es la inflamacio´n del pliegue periungueal. Asociado a fa´rmacos puede afectar a una o varias un˜as y suele aparecer al poco tiempo del inicio del tratamiento. Regresa gradualmente despue´s de suspender la terapia, y no es raro que posteriormente ocurra una onicomadesis de las un˜as afectadas. Es una alteracio´n frecuente producida por los taxanos, aunque se han descrito numerosos fa´rmacos que la pueden causar, entre ellos los retinoides35, el metotrexato36 y los antirretrovirales37,38. Los granulomas pioge´nicos mu´ltiples del pliegue proximal y lateral de la un˜a son una reaccio´n adversa tı´pica de los retinoides, la ciclosporina, el indinavir (antirretroviral inhibidor de las proteasas)39,40 y los inhibidores del EGFR41,42. Es comu´n que se afecten varios dedos de las manos y de los pies, y estos u´ltimos son afectados con ma´s frecuencia debido a que esta´n ma´s sometidos a traumatismos (fig. 8). En el caso de los retinoides la paroniquia y los granulomas pioge´nicos pueden ser causados por una disminucio´n en la adhesio´n de los queratinocitos, con retencio´n de escamas en el pliegue proximal de la un˜a que causa inflamacio´n y reaccio´n a cuerpo extran˜o, adema´s de las propiedades angioge´nicas de estos fa´rmacos3. Estas lesiones son dosis dependientes y aparecen alrededor de los 3 meses de tratamiento. Es necesario tratarlos con asociacio´n de antibio´ticos y corticoides to´picos potentes y, si es posible, reducir la dosis del fa´rmaco. Tambie´n podrı´an ser eficaces los guantes frı´os para evitar su aparicio´n34,41. La exe´resis de los granulomas pioge´nicos puede ser valorada en algunos casos, aunque es muy frecuente la recidiva10.

´ ltiples Figura 8 – Paciente con granulomas pioge´nicos mu secundarios a tratamiento con retinoides.

piel (barc).

Alteraciones en los vasos sanguı´neos del aparato ungueal Hemorragias Los fa´rmacos pueden afectar los vasos del lecho ungueal y provocar hemorragias en astilla o hematoma subungueal. Ambos son dosis dependientes y se resolvera´n al suspender el fa´rmaco. Las hemorragias en astilla son pequen˜as lı´neas rojomarrones longitudinales que se aprecian sobre todo en el lecho ungueal distal. Aparecen cuando los capilares del lecho se ven afectados por los fa´rmacos. Cuando existe una hemorragia subungueal se forma un hematoma entre la la´mina ungueal y el lecho; esto se asocia frecuentemente con la foto-onico´lisis inducida por fa´rmacos, especialmente con las quinolonas. La quimioterapia, adema´s de su efecto to´xico en el lecho, puede provocar trombocitopenia, por lo que puede provocar hemorragias en astilla o hematomas subungueales. Los taxanos28–30, las antraciclinas32 y los fa´rmacos inmunosupresores33 esta´n asociados a onico´lisis hemorra´gica dolorosa y abscesos subungueales. Otros fa´rmacos asociados a estas alteraciones son el a´cido acetil salicı´lico por su efecto antitrombo´tico, la warfarina, los retinoides y la radiacio´n ionizante3.

Cambios isque´micos Los fa´rmacos pueden alterar la perfusio´n digital que se manifiesta como feno´meno de Raynaud o gangrena digital. Estas alteraciones pueden ocurrir con los fa´rmacos bloqueadores beta o con las quimioterapias43,44, especialmente tras la inyeccio´n de bleomicina intralesional. Con la suspensio´n de los fa´rmacos no siempre regresara´n los sı´ntomas, y a veces es necesaria la amputacio´n3.

Alteraciones ungueales debidas a fa´rmacos to´picos Los fa´rmacos to´picos pueden provocar cambios en el aparato ungueal, ya sea por reacciones ale´rgicas o irritativas, pigmentacio´n exo´gena de la la´mina ungueal y/o del tejido periungueal o tambie´n por alteraciones en la propia la´mina ungueal. Algunos fa´rmacos to´picos pueden producir un eccema irritativo en el a´rea periungueal; es comu´n con la aplicacio´n de urea, sobre todo a dosis altas y en oclusio´n45. El eccema irritativo tambie´n ha sido descrito con el uso de tazaroteno to´pico usado para el tratamiento de la psoriasis ungueal46. Se han publicado reacciones ale´rgicas con antifu´ngicos to´picos; los que con ma´s frecuencia han sido implicados son los imidazoles y la amorolfina47–51, ocurriendo estas reacciones tambie´n con antifu´ngicos to´picos ma´s nuevos como el eficonazol52. La pigmentacio´n exo´gena producida por fa´rmacos to´picos migra distalmente con el crecimiento de la un˜a, paralelo a la cutı´cula. Los alquitranes (tar) y la antralina pueden provocar una pigmentacio´n marro´n-negra. Tambie´n ha sido descrita una pigmentacio´n amarilla de la un˜a con un preparado que contenı´a a´cido asco´rbico y nitrato de miconazol53. Se puede producir una leucoderma quı´mica con la exposicio´n repetitiva a diferentes quı´micos como derivados del fenol y de los catecoles, corticoesteroides, mercurio, arse´nico, p-fenilendiamina, a´cido azelaico y tretinoı´na3.

2016;31(3):189–197

195

Recientemente se ha publicado la aparicio´n de granulomas pioge´nicos debidos a tratamientos to´picos con tazaroteno para la psoriasis ungueal54. Otra alteracio´n debida a fa´rmacos to´picos son las «un˜as de amorolfina» en pacientes en tratamiento con lacas de amorolfina para la onicomicosis que liman muy agresivamente las un˜as, dejando la la´mina ungueal muy fina y el lecho ungueal de color rojizo55.

Puntos clave 1. Los fa´rmacos pueden inducir una gran cantidad de alteraciones en el aparato ungueal, y son producidas tanto por los fa´rmacos to´picos como siste´micos. 2. Las alteraciones ungueales producidas por fa´rmacos se pueden manifestar en cualquier nivel del aparato ungueal: matriz, lecho, vasos sanguı´neos y tejido periungueal. 3. Las alteraciones ma´s comunes son los cambios en la tasa de crecimiento y la pigmentacio´n de la la´mina ungueal. 4. Se suelen afectar las 20 un˜as y es ma´s frecuente en las manos que en los pies, exceptuando las alteraciones que se agravan con la presio´n, el roce o los traumatismos. 5. Existe una relacio´n temporal entre la ingesta del fa´rmaco y la aparicio´n de las alteraciones, y es caracterı´stico de se produzca una remisio´n de estos cambios al suprimir el tratamiento. 6. Las alteraciones en las un˜as en el contexto de un fa´rmaco ocurren con frecuencia como parte de un complejo sintoma´tico que incluye tambie´n cambios cuta´neos y/o de mucosas, y especialmente en otros epitelios queratinizados. 7. Los fa´rmacos que ma´s frecuentemente producen toxicidad a nivel ungueal son los quimiotera´picos, especialmente los taxanos y los inhibidores del EGFR.

Conflicto de intereses Los autores declaran no tener ningu´n conflicto de intereses.

b i b l i o g r a f i´ a

1. Scher RK, Ralp CD. Nails. Diagnosis. Therapy. Surgery 3rd edition. Philadelphia, USA: Elsevier Saunders; 2005. 2. Robert C, Sibaud V, Mateus C, Verschoore M, Charles C, Lanoy E. Nail toxicities induced by systemic anticancer treatments. Lancet Oncol. 2015;16:e181–9. 3. Piraccini BM, Alessandrini A. Drug-related nail disease. Clin Dermatol. 2013;31:618–26. 4. Park J, Li K. Images in clinical medicine. Multiple Beau’s lines. N Engl J Med. 2010;362:e63. 5. Shelley WB, Humphrey GB. Transverse leukonychia (Mees’ lines) due to daunorubicin chemotherapy. Pediatr Dermatol. 1997;14:144–5.

196

piel (barc).

6. Ceyhan AM, Yildirim M, Bircan HA, Karayigit DZ. Transverse leukonychia (Mees’ lines) associated with docetaxel. J Dermatol. 2010;37:188–9. 7. Parakh A, Kocchar AM. Chemotherapy induced transverse leukonychia (Mees lines). Indian Pediatr. 2007;44:865. 8. Chapman S, Cohen PR. Transverse leukonychia in patients receiving cancer chemotherapy. South Med J. 1997;90:395–8. 9. Onder M, Oztas¸ MO, Oztas¸ P. Isotretinoin-induced nail fragility and onycholysis. J Dermatolog Treat. 2001;12:115–6. 10. Piraccini BM, Iorizzo M. Drug reactions affecting the nail unit: Diagnosis and management. Dermatol Clin. 2007;25:215–21. vii. 11. Casamiquela KM, Cohen PR. Chemotherapy-associated tongue hyperpigmentation and blue lunula. J Drugs Dermatol. 2013;12:223–6. 12. Halvorson CR, Erickson CL, Gaspari AA. A rare manifestation of nail changes with docetaxel therapy. Skinmed. 2010;8:179–80. 13. Jeevankumar B, Thappa DM. Blue lunula due to hydroxyurea. J Dermatol. 2003;30:628–30. 14. Usku¨dar Teke H, Erden A. Blue lunula related with hydroxyurea. Turk J Haematol. 2013;30:100–1. 15. Campbell GG. Peculiar pigmentation following the use of a purgative containing phenolphthalein. Br J Dermatol. 1931;43:186–7. 16. Chen G-Y, Chao S-C, Chen W. Black lunula caused by Tegafur. Acta Derm Venereol. 2004;84:238–9. 17. Baran R, Laugier P. Melanonychia induced by topical 5fluorouracil. Br J Dermatol. 1985;112:621–5. 18. Ban M, Kitajima Y. Nail discoloration occurring after 8 weeks of minocycline therapy. J Dermatol. 2007;34:699–701. 19. Baran R, Berker DAR, Holzberg M, Thomas L. Baran and Dawber’s diseases of the nails and their management. Oxford, United Kingdom:John Wiley & Sons; 2012. 20. Nixon DW. Alterations in nail pigment with cancer chmotherapy. Arch Intern Med. 1976;136:1117–8. 21. Shah PC, Rao KR, Patel AR. Cyclophosphamide induced nail pigmentation. Br J Dermatol. 1978;98:675–80. 22. MI, Khairkar PH. Doxorubicin induced melanonychia. Indian Pediatr. 2003;40:1094-1095. 23. Lopes M, Jorda˜o C, Grynszpan R, Sodre´ C, Ramos-E-Silva M. Chromonychia secondary to chemotherapy. Case Rep Dermatol. 2013;5:163–7. 24. Dixit VB, Chaudhary SD, Jain VK. Clofazimine induced nail changes. Indian J Lepr. 1989;61:476–8. 25. Lateur N, Andre´ J. Melanonychia: Diagnosis and treatment. Dermatologic Ther. 2002;15:131–41. 26. Piraccini BM, Tosti A. Drug-induced nail disorders: Incidence, management and prognosis. Drug Saf. 1999;21:187–201. 27. Rubin AI, Baran R. Physical Signs. En: Baran & Dawber’s Diseases of the Nails and their Management. 4th edition. Oxford: John Wiley & Sons; 2012. p. 51-99. 28. Minisini AM, Tosti A, Sobrero AF, Mansutti M, Piraccini BM, Sacco C, et al. Taxane-induced nail changes: Incidence, clinical presentation and outcome. Ann Oncol. 2003;14:333–7. 29. Lau C-P, Hui P, Chan T-C. Docetaxel-induced nail toxicity: A case of severe onycholysis and topic review. Chin Med J. 2011;124:2559–60. 30. Truchuelo M, Vano-Galvan S, Pe´rez B, Mun˜oz-Zato E, Jae´n P. Unilateral taxane-induced onychopathy in a patient with a brain metastasis. Dermatol Online J. 2009;15:7. 31. Ghetti E, Piraccini BM, Tosti A. Onycholysis and subungual haemorrhages secondary to systemic chemotherapy (paclitaxel). J Eur Acad Dermatol Venereol. 2003;17:459–60. 32. Sanches Junior JA, Brandt HRC, Moure ERD, Pereira GLS, Criado PR. Adverse mucocutaneous reactions to chemotherapeutic agents: Part I. An Bras Dermatol. 2010;85:425–37.

2016;31(3):189–197

33. Peuvrel L, Que´reux G, Brocard A, Saint-Jean M, Dre´no B. Onychopathy induced by temsirolimus, a mammalian target of rapamycin inhibitor. Dermatology (Basel). 2012;224:204–8. 34. Scotte´ F, Tourani J-M, Banu E, Peyromaure M, Levy E, Marsan S, et al. Multicenter study of a frozen glove to prevent docetaxel-induced onycholysis and cutaneous toxicity of the hand. J Clin Oncol. 2005;23:4424–9. 35. Blumental G. Paronychia and pyogenic granuloma-like lesions with isotretinoin. J Am Acad Dermatol. 1984;10: 677–8. 36. Wantzin GL, Thomsen K. Acute paronychia after high-dose methotrexate therapy. Arch Dermatol. 1983;119:623–4. 37. Zerboni R, Angius AG, Cusini M, Tarantini G, Carminati G. Lamivudine-induced paronychia. Lancet. 1998;351:1256. 38. Tosti A, Piraccini BM, D’Antuono A, Marzaduri S, Bettoli V. Paronychia associated with antiretroviral therapy. Br J Dermatol. 1999;140:1165–8. 39. Calista D, Boschini A. Cutaneous side effects induced by indinavir. Eur J Dermatol. 2000;10:292–6. 40. Bouscarat F, Bouchard C, Bouhour D. Paronychia and pyogenic granuloma of the great toes in patients treated with indinavir. N Engl J Med. 1998;338:1776–7. 41. Piraccini BM, Bellavista S, Misciali C, Tosti A, de Berker D, Richert B. Periungual and subungual pyogenic granuloma. Br J Dermatol. 2010;163:941–53. 42. Hu JC, Sadeghi P, Pinter-Brown LC, Yashar S, Chiu MW. Cutaneous side effects of epidermal growth factor receptor inhibitors: Clinical presentation, pathogenesis, and management. J Am Acad Dermatol. 2007;56:317–26. 43. Von Gunten CF, Roth EL, Von Roenn JH. Raynaud phenomenon in three patients with acquired immune deficiency syndrome-related Kaposi sarcoma treated with bleomycin. Cancer. 1993;72:2004–6. 44. Reiser M, Bruns C, Hartmann P, Salzberger B, Diehl V, Fa¨tkenheuer G. Raynaud’s phenomenon and acral necrosis after chemotherapy for AIDS-related Kaposi’s sarcoma. Eur J Clin Microbiol Infect Dis. 1998;17:58–60. 45. Piraccini BM, Alessandrini A, Bruni F, Starace M. Acute periungueal dermatitis induced by application of ureacontaining cream under occlusion. J Dermatol Case Rep. 2012;6:18–20. 46. Rigopoulos D, Gregoriou S, Katsambas A. Treatment of psoriatic nails with tazarotene cream 0.1% vs. clobetasol propionate 0.05% cream: A double-blind study. Acta Derm Venereol. 2007;87:167–8. 47. Raulin C, Frosch PJ. Contact allergy to imidazole antimycotics. Contact Derm. 1988;18:76–80. 48. Dooms-Goossens A, Matura M, Drieghe J, Degreef H. Contact allergy to imidazoles used as antimycotic agents. Contact Derm. 1995;33:73–7. 49. Pe´rez-Varela L, Goday-Buja´n J, Pin˜eyro-Molina F, CostaDomı´nguez C. Allergic contact dermatitis due to amorolfine in nail lacquer. Actas Dermosifiliogr. 2010;101:281–3. 50. Fidalgo A, Lobo L. Allergic contact dermatitis due to amorolfine nail lacquer. Dermatitis. 2004;15:54. 51. Kramer K, Paul E. Contact dermatitis from amorolfinecontaining cream and nail lacquer. Contact Derm. 1996;34:145. 52. Gupta AK, Simpson FC. Efinaconazole: A new topical treatment for onychomycosis. Skin Therapy Lett. 2014;19:1–4. 53. Gregoriou S, Kazakos C, Rigopoulos D. Yellow chromonychia after ascorbic acid application. Clin Exp Dermatol. 2011;36:671–2. 54. Piraccini BM, Venturi M, Patrizi A. Periungual pyogenic granulomas due to topical tazarotene for nail psoriasis. G Ital Dermatol Venereol. 2014;149:363–6. 55. Rigopoulos D, Katsambas A, Antoniou C, Christofidou E, Balaskas E, Stratigos J. Discoloration of the nail plate due to

piel (barc).

56. 57. 58. 59.

60. 61.

62. 63. 64.

65.

66. 67. 68.

69. 70. 71.

the misuse of amorolfine 5% nail lacquer. Acta Derm Venereol. 1996;76:83–4. Chen H-H, Liao Y-H. Beau’s lines associated with itraconazole. Acta Derm Venereol. 2002;82:398. Chesnut G, Taylor S, Belin E. Mees lines and Beau lines. Cutis. 2013;91:150–1. Huang T-C, Chao T-Y. Mees lines and Beau lines after chemotherapy. CMAJ. 2010;182:E149. Poretti A, Lips U, Belvedere M, Schmitt B. Onychomadesis: A rare side-effect of valproic acid medication. Pediatr Dermatol. 2009;26:749–50. Antonarakis ES. Images in clinical medicine. Acquired leukonychia totalis. N Engl J Med. 2006;355:e2. Lehoczky O, Pulay T. Transverse leukonychia secondary to paclitaxel-carboplatin chemotherapy in a patient with ovarian cancer. J Obstet Gynaecol. 2002;22:694. Zweegers J, Bovenschen HJ. Acitretin-induced transverse leukonychia. Int J Dermatol. 2014;53:e221–2. Miles DW, Rubens RD. Images in clinical medicine. Transverse leukonychia. N Engl J Med. 1995;333:100. Benatti C, Gnocchi M, Travaglino E, Invernizzi R, Ascari E. Chemotherapy-induced leukonychia. Haematologica. 2004;89:EIM16. Chen G-Y, Chen W, Huang W-T. Single transverse apparent leukonychia caused by 5-fluorouracil plus leucovorin. Dermatology (Basel). 2003;207:86–7. Anderson KA, Bartell HL, Olsen EA. Leukonychia related to vorinostat. Arch Dermatol. 2009;145:1338–9. Iorizzo M, Pazzaglia MM, Piraccini B, Tullo S, Tosti A. Brittle nails. J Cosmetic Dermatol. 2004;3:138–44. Monteagudo B, Cabanillas M, Sua´rez-Amor O, Martı´nezCalvo L, Gran˜a-Sua´rez B. Muehrcke’s lines on nails after docetaxel/cisplatin/fluorouracil. Gastroenterol Hepatol. 2009;32:381–2. Schwartz RA, Vickerman CE. Muehrcke’s lines of the fingernails. Arch Intern Med. 1979;139:242. Afsar FS, Ozek G, Vergin C. Half-and-half nails in a pediatric patient after chemotherapy. Cutan Ocul Toxicol. 2015;1–2. Iorizzo M, Daniel CR, Tosti A. Half and half nails: A past and present snapshot. Cutis. 2011;88:138–9.

2016;31(3):189–197

197

72. Daniel CR, Scher RK. Nail changes secondary to systemic drugs or ingestants. J Am Acad Dermatol. 1984;10:250–8. 73. Luther J, Glesby MJ. Dermatologic adverse effects of antiretroviral therapy: Recognition and management. Am J Clin Dermatol. 2007;8:221–33. 74. Kumar S, Dixit R, Karmakar S, Paul S. Unusual nail pigmentation following cyclophosphamide-containing chemotherapy regimen. Indian J Pharmacol. 2010;42:243–4. 75. Tsilika K, Tran A, Trucchi R, Pop S, Anty R, Cardot-Leccia N, et al. Secondary hyperpigmentation during interferon alfa treatment for chronic hepatitis C virus infection. JAMA Dermatol. 2013;149:675–7. 76. Clerico R, Corsetti P, Ambrifi M, Paolino G, Rossi MR, Bottoni U, et al. Longitudinal melanonychia in a patient with essential thrombocytosis under treatment with hydroxyurea. Acta Dermatovenerol Croat. 2012;20:281–3. 77. Pellicane BL, Rashid RM. Transverse melanonychia after radiation therapy. Cutis. 2010;85:239–41. 78. Takci Z, Ozoguz P. Nail discoloration due to tinzaparin sodium. Cutan Ocul Toxicol. 2012;31:332–4. 79. Chawre SM, Pore SM, Nandeshwar MB, Masood NM. Zidovudine-induced nail pigmentation in a 12-year-old boy. Indian J Pharmacol. 2012;44:801–2. 80. Su P-H, How C-K, Yen DH-T, Huang M-S. Melanonychia secondary to hydroxyurea. Intern Emerg Med. 2012;7:289–90. 81. Neynaber S, Wolff H, Plewig G, Wienecke R. Longitudinal melanonychia induced by hydroxyurea therapy. J Dtsch Dermatol Ges. 2004;2:588–91. 82. Tavares J, Leung WWS. Discoloration of nail beds and skin from minocycline. CMAJ. 2011;183:224. 83. Eisen D, Hakim MD. Minocycline-induced pigmentation. Incidence, prevention and management. Drug Saf. 1998;18:431–40. 84. De Anda MC, Domı´nguez JG. Melanonychia induced by topical treatment of periungual warts with 5-fluorouracil. Dermatol Online J. 2013;19:10. 85. Teive HAG, Munhoz RP. Rotigotine-induced nail dyschromia in a patient with Parkinson disease. Neurology. 2011;76:1605.