Control del estreñimiento inducido por los opiáceos

Control del estreñimiento inducido por los opiáceos

CONTROL DEL DOLOR Control del estreñimiento inducido por los opiáceos LOS OPIÁCEOS SON el pilar principal del tratamiento para el dolor crónico. No ...

56KB Sizes 5 Downloads 54 Views

CONTROL DEL DOLOR

Control del estreñimiento inducido por los opiáceos

LOS OPIÁCEOS SON el pilar principal del tratamiento para el dolor crónico. No obstante, el estreñimiento, un efecto adverso gastrointestinal común a los opiáceos, normalmente no se trata adecuadamente. Los pacientes pueden padecer un estreñimiento de tal agudeza que pueden considerar renunciar a la medicación adecuada para su dolor. No tendrían que afrontar este dilema: los opiáceos que provocan estreñimiento pueden controlarse en muchos pacientes con medicaciones y estrategias existentes, y se están desarrollando varios nuevos tratamientos prometedores. Para controlar el estreñimiento en un paciente que está utilizando opiáceos para el dolor crónico, obtenga en primer lugar una historia exacta. Registre la frecuencia y la consistencia de las deposiciones y cualquier signo y síntoma, como náuseas, vómitos, dolor abdominal y distensión. Incluya información sobre la actividad física y la dieta. Lleve a cabo una reconciliación con la medicación y documente el uso de opiáceos. Si su paciente le informa de un estreñimiento persistente, el médico debe realizar un examen digital rectal. Si sospecha un déficit neurológico, como una compresión de la columna vertebral, está indicada una valoración neurológica. Tratar el estreñimiento Los laxantes se prescriben de forma rutinaria para el estreñimiento, pero por otra parte en ancianos saludables la administración de un régimen intestinal puede reducir el uso de laxantes y mejorar el estreñimiento. Eduque al paciente en el modo de mejorar las funciones del intestino: aumentar la fibra en la dieta y los laxantes formadores de masa, beber líquidos adecuadamente, mantener la actividad física y establecer una hora regular para ir al baño. En un estudio, 30 g diarios de un complemento de fibra, la toma diaria de un mínimo de 1 l y medio de líquidos, el ejercicio ligero (incluyendo andar al menos 150 m 2 veces al día) y pasar de 5 a 15 min en el baño después de cada comida fue efectivo para prevenir el estreñimiento1. Los laxantes, 52 Nursing. 2009, Volumen 27, Número 9

fármacos terapéuticos de primera línea, pretenden conseguir una defecación confortable más que una frecuencia específica de evacuación. La elección del laxante depende de la naturaleza de las deposiciones, de la causa del estreñimiento y de la preferencia del paciente.

t Los agentes estimulantes del peristaltismo,

como la senna y el dantrón, inducen el peristaltismo y reducen la absorción de electrólitos y de agua. En combinación con un ablandador de heces, estos fármacos contrarrestan la acción de estreñimiento de los opiáceos. Surten efecto en unas 6 a 12 h y pueden causar dolor abdominal, retortijones y purga involuntaria. Comente al paciente que toma dantrón que la orina puede ser rosa o roja, y que debe utilizar una crema protectora para evitar el sarpullido perianal. t Laxantes surfactantes (también llamados ablandadores de las heces), como el docusato de sodio, que incrementa la penetración de agua y suaviza las deposiciones. Explique al paciente que estos laxantes surten efecto al cabo de 1 a 3 días. Los efectos adversos incluyen la incontinencia fecal y las deposiciones sueltas. t Laxantes formadores de masa, como el metamucil, aumentan el volumen de las deposiciones, por lo que no son realmente laxantes. Por el volumen de agua que requieren y por la posibilidad de empeorar una obstrucción incipiente de intestino, no son adecuados para los pacientes de cuidados paliativos. A causa de su contenido en sodio, estos fármacos deben utilizarse cautelosamente en pacientes con hipertensión o con restricciones de sodio. t Agentes osmóticos/hiperosmóticos, como la lactulosa, el sorbitol y el sulfato de magnesio, mantienen agua en el intestino. Estos laxantes pueden surtir efecto en 3 días. Los efectos adversos incluyen calambres abdominales, deposiciones acuosas, deshidratación e hipermagnesemia. Debido a estas reacciones, deben utilizarse como último recurso en pacientes en cuidados paliativos.

A causa de su fuerte acción purgativa, deben utilizarse con cautela en pacientes con enfermedades renales o cardíacas o en los que están tomando tetraciclina. Instruya al paciente para que beba mucha agua para prevenir la deshidratación. Qué prepara el futuro Investigadores alemanes han desarrollado el targin, una combinación oral de oxicodona de liberación lenta con el antagonista opiáceo, la naloxona. Los pacientes presentan menos estreñimiento, la defecación es más fácil y su calidad de vida mejora. Actualmente, no obstante, el targin sólo está aprobado para usarlo en Alemania. El relistor, un activo antagonista de los receptores opiáceos mu de la periferia, fue aprobado recientemente por la Food and Drug Administration para pacientes en cuidados paliativos (pacientes en fase terminal de cáncer, enfermedades cardíacas o pulmonares y de sida) que no habían respondido suficientemente a los laxantes. Estos fármacos invertían la inducción de los opiáceos al estreñimiento sin invertir la analgesia o causar el síndrome de abstinencia de los opiáceos. Suministrada por inyección subcutánea, la metilnaltrexona se administra una vez al día; los pacientes no pueden recibir más de una dosis cada 24 h. El fármaco está contraindicado en pacientes con obstrucción mecánica gastrointestinal conocida o sospechada. Para más información, vea la web del fabricante en http://www.wyeth.com. Este nuevo fármaco es una opción prometedora para el futuro. Mientras tanto, la terapia agresiva laxante y el régimen de control del intestino, ya descritos, pueden ayudar a los pacientes a mantener un normal funcionamiento del intestino sin sacrificar el alivio del dolor. N BIBLIOGRAFÍA 1. Karam SE, Nies DM. Student/staff collaboration: A pilot bowel management program. Journal of Gerontological Nursing. 20(3):32-40, March 1994. Adaptado de Gevirtz C, Update on the management of opioid-induced constipation. Topics in Pain Management, octubre de 2007.