La terapia hormonal sustitutiva con estrógenos y progesterona aumenta la incidencia de cáncer de ovario

La terapia hormonal sustitutiva con estrógenos y progesterona aumenta la incidencia de cáncer de ovario

2003/2 Supl. 1 7/10/04 16:28 Página 529 PREVENCIÓN La terapia hormonal sustitutiva con estrógenos y progesterona aumenta la incidencia de cáncer de o...

66KB Sizes 1 Downloads 29 Views

2003/2 Supl. 1 7/10/04 16:28 Página 529

PREVENCIÓN La terapia hormonal sustitutiva con estrógenos y progesterona aumenta la incidencia de cáncer de ovario Effects of estrogen plus progestin on gynecologic cancers and associated diagnostic procedures. The Women’s Health Initiative Randomized Trial. JAMA 2003;290:1739-48.

Objetivo. Determinar la posible asociación entre el uso de terapia hormonal sustitutiva (THS) con estrógenos más progesterona sobre los cánceres ginecológicos, así como los procedimientos diagnósticos asociados. Diseño. Ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo. Seguimiento de 5,6 años. Emplazamiento. Cuarenta centros hospitalarios de Estados Unidos. Se recogió información entre septiembre de 1993 y octubre de 1998. Población de estudio. Un total de 16.608 mujeres posmenopáusicas sin histerectomía previa. Intervención. A 8.506 mujeres se les administró una tableta diaria con 0,625 mg de estrógeno equino conjugado más 2,5 mg de medroxiprogesterona, y a 8.102 se le administró una tableta que contenía placebo. Medición del resultado. Incidencia de cáncer invasivo de ovario y endometrio, así como número de pruebas diagnósticas asociadas. Resultados principales. Aparecieron 32 casos de cáncer invasivo de ovario, 58 de cáncer de endometrio, 13 de cáncer de cérvix y 7 de otros cánceres. Las mujeres con terapia hormonal presentaron una razón de probabilidad (hazard ratio) de 1,58 (intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,77-3,24) para cáncer de ovario, y de 0,81 (IC del 95%, 0,48-1,36) para cáncer de endometrio. No se apreciaron diferencias en la distribución de la histología o grado tumoral. La incidencia de otros cánceres fue baja y no presentó diferencias. Precisó biopsia endometrial el 33% de las mujeres con terapia hormonal y el 6% de las que tomaron placebo. Conclusión. Según este estudio, las mujeres que usaron terapia hormonal combinada presentan un mayor riesgo de padecer cáncer de ovario y un riesgo similar de cáncer de endometrio respecto a las que tomaron placebo. A ello hay que sumar la carga que supone el mayor número de biopsias endometriales practicadas.

Comentario La TSH con estrógenos y progesterona ha sido ampliamente utilizada en los países occidentales, debido a que algunos estudios observacionales habían sugerido que reducía el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, fracturas osteoporóticas, cáncer de colon y demencia. Los ensayos clínicos publicados desde finales de los noventa, y muy especialmente el WHI (Women’s Health Initiative)1, no han mostrado ningún efecto protector (sino al contrario) de la THS sobre las enfermedades cardiovasculares o el cáncer de mama. El estudio que comentamos se trata de un análisis parcial del WHI, donde se analiza la posible asociación de la THS y otros cánceres diferentes al de mama, ya analizado. La lectura crítica del artículo nos dice que nos encontramos ante un ensayo clínico bien diseñado (exclusiones previas, no diferencias prealeatorización), con un período de seguimiento largo y un análisis riguroso de los datos (análisis por intención de tratar). El número de casos descubiertos fue pequeño, lo que dio como resultado amplios intervalos de confianza. Ello impidió el análisis de los cánceres, según diferentes subtipos o en subgrupos de mujeres, incluso el análisis de los cánceres diferentes al de endometrio y ovario. Aunque, por supuesto, el WHI analiza sólo una determinada manera y dosis de administrar la THS (una tableta diaria de un estrógeno y un progestágeno), sus resultados son consistentes con los de otros ensayos clínicos2,3 aparecidos recientemente, por lo que es momento ya de plantearse, con toda seriedad, si queda alguna indicación para la THS que no atente contra uno de los más viejos principios de la medicina: “por lo menos no hacer daño”. Si a ello sumamos la sobrecarga que para las propias mujeres y para el sistema de salud conlleva la enorme cantidad de biopsias endometriales que deben practicarse, los datos parecen más concluyentes aún. Muy probablemente contemos con alternativas terapéuticas más coste-efectivas y más seguras que la TSH para casi todas las indicaciones para las que con anterioridad se sugirió su uso.

Manuel Gálvez Ibáñez Médico de Familia. Centro de Salud de Cartuja. Granada. España. Bibliografía 1. Writing group for the Women’s Initiative Investigators. Risk and benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women. Principals results from the Women’s Health Initiative randomized controlled trial. JAMA 2002;288:321-33. 2. Humphries KH, Gill S. Risks and benefits of hormone replacement therapy: the evidence speaks. Can Med Assoc J 2003;168:1001-10. 3. Hulley S, Furberg C, Barret-Connor E. Non cardiovascular disease outcomes during 6.8 years of hormone therapy (HERS II). JAMA 2002; 288:58-66.

111

FMC 2003;10(8):577-600

529