Neumonía por citomegalovirus en paciente con inmunodeficiencia asociada a timoma

Neumonía por citomegalovirus en paciente con inmunodeficiencia asociada a timoma

CARTAS AL DIRECTOR Neumonía por citomegalovirus en paciente con inmunodeficiencia asociada a timoma Sr. Director: Presentamos un caso de neumonía por...

72KB Sizes 4 Downloads 75 Views

CARTAS AL DIRECTOR

Neumonía por citomegalovirus en paciente con inmunodeficiencia asociada a timoma Sr. Director: Presentamos un caso de neumonía por citomegalovirus (CMV) como primera manifestación clínica de un timoma. Se demuestra inmunodeficiencia celular y humoral asociada en ausencia de infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Se trata de un hombre de 56 años, fumador de 20 paquetes/año y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) leve que refería clínica de 3 meses de evolución, con aumento de tos y expectoración, febrícula, disnea progresiva e inflamación de extremidades inferiores. En las pruebas complementarias destacó una radiografía de tórax con patrón reticulonodular de predominio en bases y afectación alveolar en lóbulos inferiores. La tomografía axial computarizada (TAC) toracoabdominal detectó la existencia de masa en mediastino anterior (fig. 1) y confirmó afectación reticulonodular difusa (fig. 2), bronquiectasias en lóbulo inferior izquierdo (LII) y pulmonar. La gasometría arterial mostró insuficiencia respiratoria global, con pH compensado. El hemograma reveló una ligera leucocitosis con neutrofilia y anemia moderada. El estudio inmunitario humoral

50

Rev Clin Esp 2003;203(1):50-3

CARTAS AL DIRECTOR

5 años siguientes, existiendo casos de aparición hasta 20 años después de su extirpación 4. Habitualmente afecta a personas entre los 40-70 años 5 con manifestaciones clínicas que suelen ser secundarias a infecciones repetidas del aparato respiratorio y del aparato digestivo por microorganismos habituales 6, con frecuencia asociado a alteraciones hematopoyéticas y trastornos autoinmunes 7,8. En ocasiones se han detectado neumonías por gérmenes oportunistas típicas de inmunodeficiencia celular 9, en ausencia de infección por VIH, por lo que podría ser de utilidad realizar los estudios diagnósticos oportunos dirigidos a evaluar la posible existencia previa o concomitante de un timoma. BIBLIOGRAFÍA

Fig. 1. Tumoración en mediastino anterior.

objetivó un descenso de las inmunoglobulinas IgG, IgM e IgA. Las subpoblaciones linfocitarias evidenciaron en sangre un descenso del cociente de linfocitos T CD4/CD8 – 0,84, siendo los CD4 totales de 380/mm3, y un descenso de la población linfocitaria B (4%). La serología para VIH y determinación de Ag fueron negativos, con reacción en cadena de la polimerasa (PCR) positiva en sangre para CMV y cultivo en orina con detección de CMV. La citología de la punción aspirativa con aguja fina (PAAF) de la masa mediastínica fue sugestiva de timoma, por lo que se realizó tratamiento quirúrgico con extirpación de masa en mediastino anterior, así como biopsia del lóbulo medio (LM) pulmonar. Se confirmó mediante estudio microscópico la existencia de timoma de estirpe fusocelular con invasión de la cápsula. El análisis anatomopatológico de la muestra de LM pulmonar concluyó con la existencia de neumonitis por CMV. Con el diagnóstico de neumonía por CMV secundaria a una inmunodeficiencia humoral y celular asociada a timoma aplicamos tratamiento con ganciclovir, además de medidas de soporte y gammaglobulina policlonal. La evolución clínica fue satisfactoria, con negativización de PCR para CMV. Tras más de 2 años de seguimiento, el paciente lleva una actividad personal y laboral normales y mantiene su inmunodeficiencia humoral y celular, así como anemia asociada.

1. Good RA. Agammaglobulinemia: a provocative experment of nature. Bull Univ Minnessota Hosp 1954;26:1-19. 2. Cooper MD, et al. Meeting report of the second international workshoop on primary immunodeficiency disease in man. Clin Immunopathol 1973: 2416-45. 3. Hermaszexski RA, et al. Primary hypogmmaglobulinaemia: a survey of clinical manifestations and complications. Quartely Journal of Medicine 1993;86:31-42. 4. Raschal S, et al. Hypogammaglobulinemia and anemia 18 years after thymoma resection. J Allergy Clin Immunol 1997;100 (6) P1:846-8. 5. Ochs HD, Winkelstein J. Disorders of the B cell system. En: Stiehm RE, editor. Immunologic disorders in infants and children. Philadelphia: WB Sunders; 1996. p. 296-338. 6. Waldmann TA, Nelson DL. Inherited immunodeficiencies. En: Frank MM, Austen KF, Claman HN, Unanue ER, editores. Samters immunologic disease. Boston: Little, Brown; 1995. p. 387-430. 7. Masci A, et al. Immunological findings in thymoma and thymoma-related syndromes. Ann Med 1999;31:86-9. 8. Jeandel C, et al. Thymoma with immunnodeficiency (Good-s syndrome) associated with selective cobalamin malabsortion and benign IgM-k gammopathy. J Intern Med 1994;235:179-82. 9. Moysset I, et al. Thymoma associated with CD4+ lymphopenia, cytomegalovirus infection, and Kaposis sarcoma. Human Pathology 1997;28: 1211-3.

M. C. Gallego Bermejo, M. T. Martín Carpi, F. Sánchez Garcíaa y S.a Bello Dronda Servicios de Neumología y Cirugía Torácica. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

La inmunodeficiencia asociada a timoma es la responsable del 7%-13% de los casos de hipogammaglobulinemia del adulto, síndrome descrito por Good en 1954 y propuesto para su clasificación como una entidad propia en 1973, incluyéndose en el grupo de las inmunodeficiencias primarias 1, 2 en el que permanece actualmente 3. En el 80% de los casos se diagnostica al mismo tiempo que la tumoración, o en los

Fig. 2. Afectación reticulonodular en campos pulmonares. Rev Clin Esp 2003;203(1):50-3

51