Síndrome de dos pies y una mano, estudio de 37 casos en el Centro Dermatológico Pascua

Síndrome de dos pies y una mano, estudio de 37 casos en el Centro Dermatológico Pascua

72.122 ORIGINALES Síndrome de dos pies y una mano, estudio de 37 casos en el Centro Dermatológico Pascua María del Carmen Padilla, Diana Medina y Di...

586KB Sizes 9 Downloads 98 Views

72.122

ORIGINALES

Síndrome de dos pies y una mano, estudio de 37 casos en el Centro Dermatológico Pascua María del Carmen Padilla, Diana Medina y Diana Sánchez Centro Dermatológico Dr. Ladislao de la Pascua. Ciudad de México D.F. México.

INTRODUCCIÓN: Existe un patrón particular de infección fúngica en que solamente una región palmar y las plantas de los pies están afectados; a esto se le ha denominado «síndrome de dos pies y una mano», que se define como una dermatofitosis de la mano que coexiste con tiña de los pies, y las uñas pueden también encontrarse involucradas. MATERIAL Y MÉTODO: Se realizó un estudio retrospectivo, desde enero del 2002 a agosto del 2003, de los pacientes que acudieron al Servicio de Micología del Centro Dermatológico Pascua, con diagnóstico clínico de síndrome de dos pies y una mano, a los que se realizó estudio micológico. RESULTADOS: De los 78 pacientes enviados con este diagnóstico presuntivo, se corroboró por laboratorio el síndrome de dos pies y una mano en 37 (47%). De éstos, 30 (81%) eran varones y 7 (18,9%), mujeres, con un promedio de edad de 43 años, con una mínima de 12 y máxima de 85. En relación con la ocupación, predominaron los estudiantes, 8 casos (21,6%); comerciantes, 7 casos (18,9%); amas de casa, 4 casos (10,8%), y pensionados, 4 casos (10,8%). Clínicamente afectó a una mano en 30 casos (81%), de los cuales hubo un discreto predominio en la mano derecha con 16 casos (43,2%), la izquierda en 14 casos (37,8%), y la afección de ambas en 7 (18,9%). En 11 casos (29,7%) se encontró onicomicosis de los pies; en 2 (5,4%), onicomicosis de las manos, y en 14 (37,8%), en manos y pies; la entidad afectó a palmas y plantas sin afección ungueal en 10 casos (27,02%). El cultivo demostró Trichophyton rubrum en 29 pacientes (75,6%), T. mentagrophytes en 2 (5,4%), Epidermophyton floccosum en 1 (2,7%) y filamentos en el examen directo con cultivos negativos en 13,5%. Los pacientes enviados clínicamente con esta entidad con resultado directo y/o cultivo negativos tuvieron otros diagnósticos como dermatitis por contacto irritativa, dishidrosis, queratodermia y psoriasis palmoplantar. CONCLUSIONES: En nuestro grupo de casos estudiados, el síndrome de dos pies y una mano predomina en varones adultos, con una relación varón:mujer de 4:1. No se encontró relación entre la micosis y la ocupación. Correspondencia: Dra. D.E. Medina Castillo. Vértiz 464 col. Buenos Aires. 06720 México D.F. México. Correo electrónico: [email protected] 39

Hubo discreto predominio en cuanto a la localización de las lesiones en mano derecha con respecto a la izquierda. Pese a que a esta entidad se le denomina síndrome de dos pies y una mano, se incluyó a 7 pacientes con lesiones palmares, que habían iniciado con afección de una mano y que posteriormente presentaron diseminación en la otra. El agente causal más frecuente fue T. rubrum, además de T. mentagrophytes y E. floccosum. Palabras clave: Síndrome de dos pies y una mano. Micología. Micosis.

Two feet-one hand syndrome. Study of 37 cases in the Centro Dermatológico Pascua INTRODUCTION: There is a particular pattern of fungal infection in which only one palm and both soles are involved, this has been named the two feet and one hand syndrome. This syndrome is defined as a dermatophytosis of one hand that coexists with a fungal infection of both feet, the toenails may also be involved. MATERIAL AND METHOD: A retrospective study was done between January 2002 and August 2003 of all patients that were sent to the department of Mycology at the Centro Dermatológico Pascua with the diagnosis of two feet and one hand syndrome. These patients recieved a mycological examination. RESULTS: Of the 78 patients sent with this diagnosis, 37 (47%) had a positive laboratory examination that was confirmatory. Of these, 30 (81%) were men and 7 (18.9%) were women. The average age was 43 years, ranging from 12 to 85 years. With respect to the most common occupations of these patients, students accounted for 8 cases (21.6%),being the predominent occupation, commercial workers in 7 cases (18.9%), housewives in 4 cases (10.8%) and retired in 4 cases (10.8%). Clinically, only one hand was affected in 30 cases (81%),of these there was a minor predominance of the right hand in 16 cases (43.2%), the left hand was affected in 14 cases (37.8%) and both hands were involved in 7 cases (18.9%). In 11 cases (29.7%) there was onychomycosis of the toenails, 2 cases (5.4%) had involvement of fingernails and 14 cases (37.8%) affected both finger and toenails; 10 cases (27.02%) affected hands and feet without nail involvement The fungal cultures demonstrated Trichophyton rubrum in 29 patients (75.6%), T. mentagrophytes in 2 cases (5.4%), Epidermophyton floccosum in 1 case (2.7%). Filaments were found in the direct microscopical examination with a negative mycological culture in 13.5%. Patients that were sent with this clinical syndrome but that were negative in both microscopical direct examination and culture were later diagnosed as irritative contact dermatitis, dishydrosis, keratodermias and palmoplantar psoriasis. CONCLUSIONS: In our group of studied cases, the two feet and one hand syndrome predominated in adult men, with a male female relation of 4:1. No relationship was found between occupation and this syndrome. There was a minor predominance of location of the affected hand, the right hand being more frequent than the left hand. Although it is called the two feet and one hand syndrome, 7 patients were included who had initiated with only one hand, who later presented involvement of the other hand. The most frequent fungus involved is T. rubrum, followed by T. mentagrophytes and E. floccosum. Key words: Two feet one hand syndrome. Mycology. Mycoses.

Piel. 2005;20(5):219-22

219

Padilla MC, et al. Síndrome de dos pies y una mano, estudio de 37 casos en el Centro Dermatológico Pascua

INTRODUCCIÓN El síndrome de dos pies y una mano fue descrito por primera vez en 1964 por Curtis1, quien observó tiña plantar concomitante con tiña de la mano. Esta entidad es una dermatofitosis crónica que predomina en varones adultos2 y se manifiesta por anhidrosis, hiperqueratosis, descamación y acentuación de pliegues en los sitios afectados (fig. 1); los agentes etiológicos habituales son Trichophyton rubrum (fig. 2) y T. mentagrophytes. En estudios sobre tiña de la mano realizados por Vázquez et al3 en 1998, se encontró un predominio discreto en el sexo masculino del 58%, y afectaba una sola mano en el 90%, sin predominio de mano derecha o izquierda. Ellos mismos citan a Wanke, Leroy y Lachapelle que mencionan que la mano afectada se relacionaba con la ocupación y con traumatismos repetitivos4. Hay también revisiones sobre el síndrome de dos pies y una mano realizadas, además de la de Curtis, por Wilson en 1988, y Daniel et al en 1997 que encontraron un franco predominio en el sexo masculino (90%), con una edad promedio de 55,9; afectaba a una mano en 72 casos (93,5%), a mano derecha en 41 (53,2%), a mano izquierda en 31 (40,3%) y a ambas manos en 5 (6,5%); predominaba la mano utilizada para rascarse los pies, incluso más que la mano dominante, sin relación con la intensidad con la que se utilizara las manos en su ocupación, ya que la intensidad del uso de las manos fue leve en el 31,6%, moderado en el 34,2% y alto en el 34,25%1,2. Este estudio tiene como objetivo determinar las características epidemiológicas de la enfermedad en nuestro centro.

Figura 1. Hiperqueratosis de ambas plantas y palma derecha.

220

MATERIAL Y MÉTODO En el Servicio de Micología del Centro Dermatológico Pascua, realizamos un estudio retrospectivo, descriptivo y observacional de los pacientes enviados que tuvieran afectadas las plantas de los pies y una o dos manos, de enero de 2002 a agosto de 2003, de quienes se seleccionó sólo a aquellos en los que se confirmó el diagnóstico por estudio micológico. En cada caso se evaluó edad, sexo, ocupación, evolución, afección fúngica en otras áreas y resultados de estudios micológicos.

Figura 2. Reverso y anverso característicos de T. rubrum.

14 Mujeres Varones

4

12 10

0

8 6

2 1

4 2

3

3

9

6

8

0 1

0 10 a 15

16 a 30

31 a 45

46 a 60

61 a 75

> 75

Figura 3. Grupos en relación con edad y sexo. Piel. 2005;20(5):219-22

40

Padilla MC, et al. Síndrome de dos pies y una mano, estudio de 37 casos en el Centro Dermatológico Pascua

7

7

7

6

6

5

5

4

4

3

3

3

2

2 1 0 Estudiante

Comerciante

Ama de casa

Pensionado

Chófer

Albañil

Desempleado

Otros

Figura 4. Ocupación.

221

Figura 5. Síndrome de dos pies y una mano en un varón de 40 años.

Se les practicó examen directo de escamas con KOH, además de cultivo en gelosa glucosada de Sabouraud, así como la identificación macroscópica y microscópica de las colonias obtenidas de los cultivos. Se aplicó como método estadístico frecuencias simples y promedios.

RESULTADOS De 78 pacientes enviados con el diagnóstico presuntivo, se corroboró el diagnóstico en 37 pacientes por examen directo o cultivo. Todos los pacientes eran mexicanos, 29 pertenecientes al Estado de México, 5 del Distrito Federal, 2 del estado de Hidalgo y 1 de Veracruz. Según el sexo había 30 varones (81%) y 7 mujeres (18,9%). El tiempo de evolución varió de 3 meses a 25 años (promedio de 4,7 años). La edad promedio fue de 43,3 con una mínima de 12 años y máxima de 85 años (fig. 3). La actividad ocupacional se presenta en la figura 4. En 11 casos (29,7%) se encontró onicomicosis de los pies; en 2 (5,4%), afección ungueal de las manos, y en 14 (37,8%), afección de uñas en manos y pies; en 10 casos (27,02%) la enfermedad afectó a palmas y plantas sin afección ungueal. 41

Figura 6. Lesiones en la planta.

Afectó a una sola mano en un 81%, a mano derecha en 16 casos (43,2%), a mano izquierda en 14 casos (37,8%), y a ambas manos en 7 casos (18,9%). El cultivo demostró Trichophyton rubrum en 29 pacientes (78,3%), T. mentagrophytes en 2 (5,4%), Epidermophyton floccosum en uno (2,7%) y filamentos en el examen directo con cultivos negativos en 5 (13,5%). Piel. 2005;20(5):219-22

Padilla MC, et al. Síndrome de dos pies y una mano, estudio de 37 casos en el Centro Dermatológico Pascua

222

COMENTARIO En nuestro grupo de casos estudiados, el síndrome de dos pies y una mano predomina en varones adultos, con una relación varón:mujer de 4:1. Los agentes causales más frecuentes son los mismos ya comunicados en la bibliografía, T. rubrum y T mentagrophytes; el único agente causal diferente encontrado en nuestra casuística fue E. floccosum con un caso. El porcentaje de cultivos positivos fue del 86,4%. Clínicamente se caracterizó por evolución crónica con eritema, escama, fisuras y acentuación de los pliegues en la topografía descrita (fig. 5), y se inició en las plantas en todos los casos (fig. 6). Hubo discreto predominio en cuanto a la localización de las lesiones en la mano derecha con respecto a la izquierda. Aunque a esta entidad se le denomina síndrome de dos pies y una mano, se incluyó a 7 pacientes con lesiones palmares que habían iniciado con afección de una mano y que posteriormente presentaron diseminación en la otra. En términos generales, cuando encontramos tiña de la mano, el foco primario se halla en la zona plantar, que debe buscarse en forma intencionada ya que ésta puede autoinocularse en muchas ocasiones por fricción o rascado. Sin embargo, se han publicado casos de tiña palmar aislada, donde el traumatismo repetitivo y la actividad laboral son necesarios para que se establezca la infección, esta relación no la encontramos en nuestro estudio, que es muy parecido epidemiológicamente al realizado por Curtis1.

Piel. 2005;20(5):219-22

En nuestra casuística, el 29,7% presenta onicomicosis de pies, el 5,4% de manos y el 37,8% de manos y pies; el total de pacientes que presentó onicomicosis fue del 72,9%; podemos concluir que la posibilidad de presentar tiña de la mano se incrementa con la presencia de onicomicosis. El tratamiento de acuerdo a lo descrito es con itraconazol, 200 mg al día, de 2 a 4 semanas, o terbinafina, 250 mg diarios, durante 2 semanas4-10.

BIBLIOGRAFÍA 1. Curtis JW. The two feet-one hand disease. Bull assoc Milit Dermatol. 1964;13:1. 2. Daniel IIICR, Gupta AK, Daniel MP, Daniel CM. Two feet-one hand syndromes: a retrospective multicenter survey. Int J Dermatol. 1997;36:658-60. 3. Vázquez H, Leyva J, Arenas R. Tiña de las manos y síndrome de una mano y dos pies. Estudio retrospectivo de 51 casos. Dermatología Rev Mex. 1998;42:9-12. 4. Arenas R. 1.er Consenso Micosis superficiales. Dermatología Rev Mex. 1999; 43:80-8. 5. Zaias N, Rebell G. Chronic Dermatophytosis syndrome to Trichophyton rubrum. Int J Dermatology. 1996;35:614-7. 6. D’Antuono A, Bardazzi F, Andalou F. Inusual manifestations of dermatophytoses. Int J Dermatol. 2001;40:164-6. 7. Raboobee N, Aboobaker J, Peer A. Tinea pedis et unguium in the Muslim community of Durban, South Africa. Int J Dermatol. 1998;37:759-65. 8. Taush I, Decroix J, Gwiezdzinski Z, Urbanowski S, Baran E, Ziakiewicz M, et al. Short-term itraconazole versus terbinafine in the treatment of tinea pedis or manus. Int J Dermatol. 1998;37:128-44. 9. Gupta AK, Doncker PD, Degreef H. Tinea manus treated with 1 week itraconazol Vs. Terninafina. Int J Dermatol. 2000;39:521-38. 10. Markova T. What is the most effective treatment for tinea pedis (athlete’s foot)? J Fam Pract. 2001;51:21.

42